viernes, 11 de noviembre de 2011

Renace el "rostro de la hambruna" de Somalia


Cuando le tomaron en julio las primeras fotografías, Minhaj apenas pesaba 3,1 kg, aunque ya tenía siete meses. Su estado era impresionante por su rostro avejentado, por sus bracitos de alfiler, que apenas tenían fuerza para levantarse, y por aquellos ojos enormes, resaltones dentro de una cara exangüe, que parecían ser la única prueba de una vida que casi ya no estaba.

Minhaj fue atendido a tiempo en un hospital del campo de refugiados Dadaab -el más grande del mundo, en Kenia-, y pocos le dieron esperanzas de vida. Aún así el niño recibió tres transfusiones de sangre, y fue alimentado de manera intensiva. Parte fundamental de su dieta fue una pasta de cacahuete rica en vitaminas. Después fue tratado de tuberculosis, y finalmente, tres meses después, pudo salir del hospital con cuatro kilos más.

Minhaj tuvo suerte porque las imágenes de su cuerpo dieron la vuelta al mundo. "Su madre nunca pensó que se recuperaría. Todos los miembros de su familia están felices", contó Sirat Amin,  enfermera y nutricionista del Comité Internacional de Rescate que se encargó del cuidado de Minhar. La madre del pequeño, Assiyah Dagane Osman, también se ha mostrado "muy feliz por el trato recibido" al explicar que su hijo "va muy bien".



Huída del hambre

Assiyah Dagane Osman no siempre se consideró tan afortunada. En julio, apenas llegó al campamento de Dadaab, llevó a su hijo moribundo a uno de los hospitales. Había estado caminando durante semanas desde Somalia hasta Kenia para huir de la hambruna que asola el Cuerno de África.

Su caso no es el único. Unicef informó a comienzos de este mes que 190.000 niños, cuyas imágenes no se han difundido como las de Minhaj, podrían morir en cuestión de semanas si no reciben ayuda inmediata.

Pero en realidad los niños que requieren asistencia son muchos más: 1,5 millones. La situación es gravísima: hace más de 100 días que se declaró la hambruna en seis regiones de Somalia del sur del país debido en gran parte a la sequía, la más grave del país en 60 años, y a los combates entre las guerrillas y el Gobierno de transición que tienen estancado el país.

Naciones Unidas, de hecho, ha cambiado el trayecto que utilizaba para enviar ayuda humanitaria para que así los cargamentos lleguen más rápidos. Primero hacía llegar alimentos y otros artículos urgentes al puerto de Mombasa, en Kenia, para luego llevarlos por vía terrestre hasta Somalia. Ahora descargarán directamente en Mogadiscio (capital de Somalia) aunque el recorrido es más peligroso.

Sin embargo Unicef reconoce que "miles de niños ya han muerto". A finales de octubre la organización de la ONU alertaba de que más de 320.000 menores, la mitad de los cuales estaban en Somalia, "están tan gravemente malnutridos que pueden morir también las próximas semanas y meses si no se amplían rápidamente las operaciones de auxilio".

Si se abre el abanico y se incluye a todas las personas que necesitan ayuda en la región, se descubre que son más de 13 millones los que precisan ayuda, 3,7 de los cuales son somalíes. Por eso muchos huyen, como Assiyah Dagane Osman y su hijo Minhaj. Como ellos, más de 450.000 somalíes buscaron un refugio en Dadaab, que administra el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Sólo 100.000 han llegado desde el pasado junio. Casi 200.000, por otra parte, han huido a la vecina Etiopía, y 20.000 más a Yibuti. Caminan durante semanas bajo el sol, y no todos logran llegar a la frontera.



* Artículo escrito el 11 de noviembre de 2011 para el portal de noticias Infobae América

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Análisis - Argentina está en emergencia ambiental por extensión de soja

La expansión de la soja en Argentina, que se da desde hace tres décadas con el aliento de Gobiernos y grandes conglomerados, ha provocado...