sábado, 15 de octubre de 2011

La indignación de América Latina


América Latina se volcó con relativo entusiasmo en la convocatoria indignada que ha resonado en el resto del planeta, y en todos los países de la región, desde México hasta Argentina –con la excepción de Cuba–, se organizaron manifestaciones que abarcaron más de 100 ciudades.

Atentos al éxito de la marcha mundial que comenzaba en Asia y Oceanía y luego recorría Europa y algunos lugares de África, los indignados latinoamericanos esperaron unas horas hasta hacer suyo el reclamo global. Sólo en Brasil se celebraron eventos en unas 45 poblaciones. Los argentinos prepararon a su vez una decena de eventos por todo el país. Ciudades como Córdoba, La Plata, Mar del Plata, Mendoza, Neuquén, Rosario, San Miguel de Tucumán y San Salvador de Jujuy se sumaron a las protestas. Buenos Aires, por su parte, preparó una gran marcha que fue desde el Congreso hasta la Casa Rosada, el palacio de Gobierno, y que reunió a centenares de personas. 

Los indignados en Argentina, que acamparon durante más tres meses frente a la embajada de España hasta que fueron expulsados por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, forman uno de los movimientos más activos del continente. Comenzaron a reunirse desde mayo en solidaridad con los indignados de la Puerta del Sol, pero después la plataforma cobró fuerza propia, supo incorporar algunas demandas locales, y desde entonces un grupo de jóvenes se ha coordinado en comisiones y asambleas permanentes.

También Uruguay, Paraguay, Chile, Colombia, Bolivia, Ecuador, Perú y Venezuela se adhirieron a las marchas, aunque al menos una, la de Bogotá, no tuvo apenas asistencia.


* Artículo aparecido el 16-11-2011 en el diario español Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Análisis - Argentina está en emergencia ambiental por extensión de soja

La expansión de la soja en Argentina, que se da desde hace tres décadas con el aliento de Gobiernos y grandes conglomerados, ha provocado...