sábado, 24 de diciembre de 2011

El Congreso argentino aprueba la ley de Papel Prensa


El Senado argentino sancionó este jueves una controvertida ley que declara de interés público la producción, distribución y comercialización de papel para diarios. El oficialismo consiguió el apoyo de seis legisladores de fuerzas aliadas para aprobar la normativa con un total de 41 votos a favor, frente a 26 senadores que se pronunciaron en contra y otro más que se abstuvo. Diputados opositores han decidido denunciar ante la Organización de Estados Americanos (OEA) el supuesto “peligro” que corre en Argentina la libertad de expresión, pero la polémica sobre este proyecto hace tiempo que ha trascendido al Parlamento para pisar la calle, siendo los principales diarios del país, Clarín y La Nación, los más acérrimos opositores a la norma.

La ley establece cómo debe funcionar Papel Prensa, la única productora en Argentina de papel de celulosa y papel. A partir de ahora la empresa deberá fijar un solo precio de venta, y además tendrá que operar “como mínimo, a pleno de su capacidad” de modo que pueda “satisfacer la totalidad de la demanda interna de papel para diarios”.  El Ejecutivo será el regulador de todo este proceso.

Papel Prensa abastece en la actualidad a casi 170 periódicos en todo el país, lo que representa un 74% del mercado interno. El resto del papel es importado. Con la nueva ley, si la empresa no puede cubrir por sí sola la demanda, el Estado tendrá derecho a intervenir en ella, y por tanto, podrá acrecentar su participación accionaria, que hoy es del 27,46%. Clarín, dueño del 49% de las acciones, y La Nación, poseedor del 22,49%, consideran que la mediación del Estado atenta contra la Constitución.

Clarín, que pertenece al grupo multimedios más grande de Argentina, se encargó de dejarlo en claro el pasado domingo cuando publicó como portada una hoja en blanco con sólo un epígrafe: el artículo 32 de la Constitución, que prohíbe al Congreso el dictámen de leyes que restrinjan la libertad de imprenta. La Nación, por su parte, afirma que las inversiones estatales serán el modo que tendrá el Ejecutivo de “apoderarse” de Papel Prensa “no porque sea rentable, sino porque le es políticamente útil: controlar a los diarios”.

Una lectura muy diferente hace el Gobierno de Cristina Fernández, que se apresuró a agilizar la ley en la Cámara de Diputados y en el Senado ahora que vuelve a tener mayoría en ambas Cámaras, recuperada tras las elecciones del pasado octubre. “Del total producido por Papel Prensa, Clarín y La Nación utilizan el 70% para cubrir sus necesidades”, denunció uno de los mayores defensores de la ley, el senador oficialista Aníbal Fernández. “El resto se distribuye entre 168 medios que deben pagar un precio 15% mayor", precisó. 

La misma presidenta ha indicado que el objetivo de la ley es garantizar “el acceso al insumo básico para los diarios pequeños que es el papel”. Fernández también señaló que “fue el Estado el que generó la primera fábrica de papel de diarios, con recursos de todos los argentinos”.

La disputa por Papel Prensa va mucho más allá del intercambio de palabras, y el año pasado, la jefa de Estado denunció a los directivos de Clarín y La Nación por delitos de lesa humanidad, tras acusarlos de haber coaccionado en 1976 a los dueños originales de la empresa con la complicidad de la dictadura (1976-1983).


* Artículo original aparecido el 24-12-2011 en el diario español Público

9 comentarios:

  1. El título de esta noticia es una verdadera VERGÜENZA. Podría estar en el ABC o El Mundo.

    Hay opinantes del tema, que no tienen el más mínimo conocimiento de la historia.

    La empresa Papel Prensa fue ROBADA por la dictadura militar a sus dueños por el simple hecho de que eran JUDÍOS.

    La venta de las acciones de Papel Prensa a 3 periódicos, se produjo bajo amenazas de muerte a los integrantes de la familia GRAIVER, dueños de la empresa.

    Tras esa venta a la fuerza, TODOS los miembros de la familia, amigos, algunos colaboradores y empleados fueron secuestrados, torturados, o asesinados.

    Clarín, La Nación y La Razón hicieron un pacto con la dictadura para APROPIARSE de la empresa.

    El pacto consistió en lo siguiente: Apropiarse de la planta de celulosa, a cambio de ser los 3 medios gráficos, firmementes adictos a la dictadura. Y ASÍ FUE.

    Durante el primer gobierno de la dermocracia, tras una investigación judicial se determinó que la venta fue ILEGAL, y que en realidad se trató de un ROBO, por lo cual los herederos fueron indemnizador poe el Estado argentino.

    Quien quiera enterarse SERIAMENTE --sin guiarse por este artículo sesgado y torpe-- puede ver la serie "EL PACTO" que está en antena ACTUALMENTE en la televisión de Argentina. Son 15 capítulos, de los cuales ya se emitieron 8.

    Aquí el canal oficial de la serie:

    http://www.youtube.com/user/elPactoTV?gl=US#g/c/FD2EC973E14231D9

    ResponderEliminar
  2. El título de este artículo es "El Congreso argentino aprueba la ley de Papel Prensa". No veo qué tenga eso de vergonzoso.

    Por lo demás, el artículo creo que es bastante justo. De no ser así, puede indicarme en qué momento toma parte en defensa de Clarín y La Nación.

    Gracias por haber escrito.

    Ana

    ResponderEliminar
  3. "Argentina hace una ley para someter a a la prensa escrita"

    ESE es el título que aparece en Público, y que Usted NO transcribió en su Blog.

    Ese título es una vergüenza.

    ¿Ahora sí entiende el calificativo?

    Y, periodísticamente hablando:

    "Argentina hace una ley" es una expresión tan poco profesional, que no parece redactada por un periodista. ¿"Hace" una ley?

    Espero que no haya sido Usted la autora de ese mal título en lo técnico, y mentiroso en su afirmación.

    El artículo es sesgado, porque apenas refiere en el párrafo final y como un mero agregado el NUCLEO principal del tema:

    El expolio a la familia Graiver de la empresa Papel Prensa por parte de la dictadura y las tres empresas periodísticas cómplices.

    Ese es el centro de la noticia, no el márgen.

    Argentina no "hizo" una ley para someter a nadie.

    El Congreso, por medio de una ley intenta reparar un DELITO económico y de sangre, cometido por Clarín, La NAción y La Razón en complicidad con la dictadura genocida en 1977.

    El fiscal Ricardo Molinas, durante la presidencia de Raúl Alfonsín había determinado que la compra fue fraudulenta.

    Hace más de 20 años que el Estado argentino determinó la ilegalidad de la compra de Papel Prensa y NO por una "acusación" en 2010 -como Usted señala- de la presidenta Kirchner.

    Ella solo recordó algo que TODA la población argentina conoce hace muchos años.

    ¡¡Vaya a las hemerotecas, por favor!!

    Es problemático cuando un corresponsal no conoce la historia reciente de un paìs...

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Se autocalifica diciendo que el artículo es "bastante justo"

    ¿Se acuerda de ese dicho que dice que no hay mujeres "medio embarazadas" cuando hablamos de periodismo?

    No es ni "bastante justo" ni "bastante injusto"

    Es incompleto y sesgado.

    Un articulo bien redactado -no es su caso- requiere NO omitir información importante, sustancial, relevante. Y Usted omitió TODO lo más importante.

    Omitió ¿con intención? señalar las investigaciones judiciales realizadas, las declaraciones de los sobrevivientes, los testimonis, etc., referidas al modo en que tres empresas periodísticas se apropiaron en forma DELICTUAL de Papel Prensa.

    Hizo recaer las pruebas en contra de los tres medios involucrados, SOLO en los dichos de la presidenta en 2010, para que esa argumentación aparezca débil, y de mero caracter político.

    ¿Qué juicio de valor puede hacer el lector si no tiene a su alcance la información verdaderamente relevante que Usted omitió?

    ¿Eso es lo que pretendía, verdad?

    Orientar la opinión del lector hacia la certeza de que en Argentina pretenden censurar la libertad de prensa.

    Pues le ha salido el tiro por la culata...

    Dese una vuelta por su noticia en la Web de Público, y lea los comentarios.

    Por suerte Internet, permite democratizar las feuntes de información. No se puede tapar el sol con las manos: la información está allí, al alcance del teclado.

    Intentelo de nuevo. Siga probando...

    ResponderEliminar
  5. El calificativo lo entendí desde el principio. Solamente le señalaba de manera sutil que si ese título no está en mi blog, será porque no será mío.

    Si hablamos del artículo en sí, lo único que puedo decirle es que yo no soy nadie para afirmar como un hecho que se produjo la apropiación ilegal de Papel Prensa por parte de Clarín y La Nación durante la dictadura mientras la Justicia no se pronuncie. Hasta entonces, yo sólo puedo referir lo que afirman las partes.

    “Todo el pueblo argentino”, como usted dice, podrá conocer esto, de la misma manera que otra persona puede decirle que “todo el pueblo argentino” sabe que CFK la tiene contra Clarín.

    Los usos de lo que opina “todo el pueblo argentino” suelen ser demagógicos, pero muy recurridos para manipular. Yo no sé qué opina todo el pueblo argentino.

    La parte principal de la noticia, por otra parte, era informar sobre la aprobación de la ley, en qué consistía, y qué opinaban las partes. En eso se fue el artículo. Bastante que hice mención a la supuesta apropiación ilegal de Papel Prensa durante el régimen militar (supuesta hasta que lo corrobore la Justicia).

    No podrá objetar nada a lo que rescaté de las afirmaciones del oficialismo sobre Papel Prensa. Es bastante informativo.

    Le propongo un ejercicio. Ponga el título que más le plazca al artículo, y léalo de nuevo, a ver si le parece sesgado o no.

    Por lo demás, podemos discutir sobre las acciones de Papel Prensa y cómo se obtuvieron y cuándo, pero a la hora de afirmar algo como cierto, yo me atengo a una norma: hasta que la Justicia no emita una resolución al respecto, yo no puedo tomar parte.

    Ah, y no todo se basa en los “dichos” de la presidenta. Si los denunció ante la Justicia por delitos de lesa humanidad, por algo será, ¿no? Algún documento habrá presentado, se sobreentiende. Uno va a la Justicia con algo en la mano, no a emitir dichos.
    Lo importante es que los denunció, y eso está puesto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Ahora, cuénteme tres cosas:

    1) Que protestó contra el titulador de Público, porque le distorsionaron el concepto general de lo que quería expresar, a través de ese título manipulado, que la hizo merecedora de una grande y variada cantidad de insultos.

    ¿Se dio cuenta de la diferencia de opiniones entre los argentinos y los españoles que dejaron comentarios?

    Ahí tiene la clave señora: A los argentinos les generó indignación, por conocer la historia. En cambio, a muchos españoles no hizo más que reavivarles el prejuicio contra los "sudacas poco "democráticos", tan diseminado por toda la península.

    2) Que leyó el libro de los doctores Molinas sobre este caso, y que le quedaron las cosas más claras.

    3) Que leyó las denuncias y testimonios judiciales de Lidia Papaleo.

    Muchas gracias por su tiempo.
    Le retribuyo el saludo.

    ResponderEliminar
  7. Señora Delicado: Lo siento, su Blog no registra adecuadamente el texto que escribo. Lo fracciono, porque indica que supera el límite, y sigue sin aparecer.

    Si tiene una dirección pública de correo, le dejo el mensaje completo. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Ya ve que solo aparece la segunda parte...

    ResponderEliminar
  9. La noticia es la que es, ley aprobada por los representantes del pueblo argentino.
    Los jefes de redacción de todos los medios modifican los titulares propuestos por los redactores para marcar la política del medio. No olvidemos que su fin es económico, no ilustrativo.
    La polémica respetuosa está bien, aumenta el conocimiento de los hechos pretéritos que muchas veces se nos escapan a los españoles. Por lo demás, un artículo , informa de un hecho y abre una puerta para que la curiosidad del lector le impulse a buscar más datos.

    ResponderEliminar