sábado, 20 de junio de 2009

Pasión en crisis*

Este 15 de junio tuvo lugar en Sevilla una manifestación de ésas grandiosas, en donde se ve el centro de la ciudad española abarrotado con decenas de miles de personas. Entre 40.000 y 60.000 participaron en la concentración, según la prensa. Es inevitable detenerse y observar las fotografías en donde todas las vías están colmadas no ya de gente sino de un mismo deseo, una misma exhortación, un mismo reclamo. Tras los miles de puntitos de cada instantánea se adivina la presencia de innumerables sujetos que dejan su individualidad y forman juntos una muchedumbre que demuestra orgullosa su capacidad humana para unirse, identificarse, congregarse cuando algo les atañe.

Provoca incluso cierta emoción ver la fuerza inherente de una marcha semejante, y si uno llega a dejarse llevar por la ternura, hasta vienen al recuerdo las dulces palabras del escritor argentino Ernesto Sábato, que en una ocasión dijo: “Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil”.

Hasta aquí llega la admiración. La manifestación tenía el siguiente siguiente lema: “Por tu dignidad y tu futuro... Betis”. Su hinchada ha decidido mostrar su clamoroso rechazo contra el máximo accionista de este equipo de fútbol y no han necesitado muchos ánimos a la hora de lanzarse a las calles.

Algunos medios de comunicación se han referido a este glorioso día como el 15-J, que deberá ser recordado a la altura de otras fechas como el 11-S o el 11-M. Ahí estamos, en la vanguardia del progreso, que eleva una pasión futbolera a los más altos designios y la convierte un excelso testimonio del poder de las masas.

Quién iba a decir que el 15-J no iba a ser recordado por la encuesta que publicaba ese mismo día la Eurostat (la Oficina de Estadísticas de la UE). En ella se certifica la destrucción imparable de empleo en sus 27 países miembros revelando que 1.900.000 personas han perdido su puesto sólo en los tres primeros meses de este año. Así hemos llegado a la magnífica cantidad de casi 21 millones de desocupados en toda la Unión, y en donde España tiene un lugar privilegiado en lo que a pérdida de trabajo se refiere, sólo superado por Lituania.

Pero estos lituanos no deben confiarse. Estamos haciendo todos nuestros esfuerzos por llegar al primer puesto. El Betis habrá bajado a Segunda División, pero al menos en esto llevamos las de ganar. Ya hemos cogido carrerilla, visto que entre enero y marzo han pasado al paro 800.000 españoles. Muchos en Andalucía, una de las comunidades autónomas más castigadas. Allí ya han alcanzado el millón de desempleados. Todo es cuestión de tiempo.

Entre tanto las autoridades deben de sonreírse con semejante esperpento. Tenemos en Europa una crisis desbocada que en España da sus propios saltos incontrolados, y la gente se inventa su propio 15-J cargado de significado y de justicia social. Faltaba más.

He aquí la España de charanga y pandereta de Antonio Machado, hoy viva como nunca. Nos gustará muchísimo el fútbol, pero aquí nos están metiendo goles por todos los lados, y todavía no nos hemos dado cuenta.

*Artículo escrito para el diario público El Telégrafo (Ecuador)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Análisis - Argentina está en emergencia ambiental por extensión de soja

La expansión de la soja en Argentina, que se da desde hace tres décadas con el aliento de Gobiernos y grandes conglomerados, ha provocado...