lunes, 28 de diciembre de 2009

Argentina aplica un impuesto de reciprocidad a los extranjeros*

Se conoce como la tasa de reciprocidad. Los extranjeros que ingresen en Argentina por turismo o negocios y provengan de naciones que exigen visado a los argentinos tendrán que pagar desde hoy un impuesto similar. No es la política del 'ojo por ojo', sino el intento de instaurar cierta paridad con respecto a otras disposiciones migratorias que afecten a los ciudadanos de este país.

Así se establece la misma resolución que ya existe en Bolivia, Brasil, Chile o Ecuador, quienes cobran un arancel a los nativos de países que piden visado a sus ciudadanos. La iniciativa comienza a implementarse por ahora sólo en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires.

La Dirección Nacional de Migraciones, dependiente del Ministerio del Interior, ha explicado que los pasajeros sujetos al pago de esta tarifa no necesitarán visado de entrada. “El monto de la tasa es equivalente al que abonan los argentinos por la solicitud de visas para viajar a dichos países, y la vigencia es similar a la que los mismos conceden”, indica en un comunicado.

El extranjero deberá pagar el impuesto a su llegada al territorio. “Lo que se recaude permitirá modernizar los pasos fronterizos y la actividad de control migratorio de los que ingresan al país”, adelantó el ministro del Interior, Florencio Randazzo. El Gobierno espera percibir unos 40 millones de dólares anuales con el cobro de este arancel.

Esta medida repercutirá sobre todo en los viajeros provenientes de Estados Unidos, Canadá y Australia, que son las naciones que aportan la mayor cantidad de turistas entre aquellos países que exigen visado a los argentinos. Como la cantidad a pagar obedece al principio de reciprocidad, lo que deben abonar sus connacionales varía: los estadounidenses asumirán un costo equivalente a 131 dólares, los australianos deberán desembolsar unos 100 dólares y los canadienses, unos 70 dólares.

Otras naciones que deben ajustarse a este trámite son Arabia Saudita, Botswana, Bulgaria, China, Cuba, Puerto Rico, Egipto, Estonia, Ghana, Guyana, India, Kenya, Nigeria, el Líbano, Rumania, Rusia, Siria, Taiwán y Vietnam. En total, 116 naciones deberán asumir esta tasa. Quedan exentos los turistas provenientes de la Unión Europea, de América Latina y otros 28 países entre los que se encuentran Japón, Sudáfrica, Marruecos o Nueva Zelanda.


Políticas migratorias distintas entre la Unión Europea y Argentina

→ La reciprocidad que establece Argentina con países que exigen visado a sus ciudadanos no se contempla en las políticas migratorias de este país en relación a las de la Unión Europea. Para ingresar al espacio Schengen, los argentinos deben declarar en los puestos fronterizos su solvencia económica y presentar la reserva de un hotel ya pagada o bien una carta de invitación emitida por un residente del país.

→ También deben mostrar un pasaje aéreo de ida y vuelta con fecha de retorno no superior a los 90 días, y tienen que haber transcurrido al menos tres meses desde su última salida de cualquier país del Acuerdo Schengen.

La persona que quiera entrar en España debe llevar consigo al menos 561,60 euros. A partir del décimo día, se requieren 62,40 euros por cada día adicional.

→ Para entrar en Argentina, en cambio, los ciudadanos europeos sólo deben presentar un pasaporte vigente. El plazo máximo de permanencia es de 90 días prorrogables.


* Aparecido el 28-12-2009 en el diario español Público.


2 comentarios:

  1. me parece perfecto, pero a los países que piden carta de recomendación, también debería pedirsele carta de recomendación para ingresar a la Argentina.

    ResponderEliminar