domingo, 31 de julio de 2011

La capital de Argentina se entrega a la derecha de Mauricio Macri

El Gobierno peronista de la presidenta Cristina Fernández se muerde los labios y mira el calendario: faltan menos de tres meses para las elecciones presidenciales en Argentina. No ha sido muy oportuno que su candidato por el Frente para la Victoria (FPV), Daniel Filmus, haya perdido este domingo la segunda vuelta de las elecciones municipales de Buenos Aires frente al actual alcalde de la ciudad, el conservador Mauricio Macri. El empresario porteño arrasó con hasta el 65% de los votos, según los sondeos a pie de urna.

El kirchnerismo intentó amortiguar lo que a todas luces iba a ser una derrota en la capital argentina. Macri, como candidato de la alianza conservadora Propuesta Republicana (PRO), había conseguido el 47% de los votos en la primera vuelta de las elecciones celebradas el pasado 10 de junio. Para Filmus, resultaba una tarea imposible convertir el 27,8% de la primera vuelta en una mayoría. La segunda vuelta era inevitable porque ninguno había conseguido la mitad de los sufragios más uno, pero el alcalde porteño sólo necesitaba un 3% más de respaldo para garantizar su reelección.

De poco le sirvió al kirchnerismo condenar durante la campaña electoral "el blindaje mediático" que supuestamente tuvo Macri. Filmus denunció ante el Senado a los asesores de su rival por el montaje de una "campaña sucia" en su contra, pero su reclamo apenas tuvo incidencia en las elecciones, como mostraron los resultados.

Además de las elecciones presidenciales del próximo 23 de octubre, este año también se eligen los gobernadores de casi todas las provincias del país. Los dirigentes aliados del Gobierno de Fernández han ganado seis de los diez comicios locales celebrados hasta ahora, pero el oficialismo ha perdido dos batallas importantes: la de la ciudad de Buenos Aires y la de la provincia de Santa Fe, que son, respectivamente, el tercer y el cuarto distrito electoral más grandes del país.

Muy sonora fue, en esta última región, la derrota del candidato kirchnerista Agustín Rossi en las elecciones del pasado 24 de julio. Más allá del ajustado triunfo del socialismo, que gobierna Santa Fe desde 2007, fue llamativo el respaldo que recibió Miguel del Sel, un conocido humorista que se ubicó en el segundo puesto como candidato del PRO.


Macri, que había renunciado a presentarse a las presidenciales para optar a la reelección en Buenos Aires, ha conseguido con el cómico Del Sel salir del que hasta ahora era su único bastión en la capital y extender su influencia a otras partes del país. El dirigente del PRO aún no ha presentado ningún candidato para los comicios de octubre, pero su partido tiene ahora más relevancia a nivel nacional qEnlaceue nunca.

Primarias

Las elecciones primarias del próximo 14 de agosto serán, en cualquier caso, las que marquen la tendencia clave del electorado de cara a los comicios de octubre. Los partidos necesitan recabar más del 1,5% de los votos del padrón electoral para poder presentarse a las presidenciales. Fernández, favorita para continuar en la presidencia, según las encuestas, espera poder exhibir el apoyo popular que en las elecciones provinciales ha quedado ensombrecido.


* Artículo aparecido el 01-10-2011 en el diario español Público

No hay comentarios:

Publicar un comentario