viernes, 13 de febrero de 2015

Cristina Fernández de Kirchner, imputada por la denuncia del fiscal Nisman sobre la AMIA

BUENOS AIRES. - Un nuevo nombre aparece en el torbellino político y judicial que originó la inesperada muerte del fiscal Alberto Nisman: Gerardo Pollicita, también fiscal, ha imputado a la presidenta Cristina Fernández por encubrir a Irán en el atentado a la mutual judía AMIA de 1994, aunque no ha pedido por ahora su declaración indagatoria.


El funcionario ha decidido impulsar la investigación que su colega fallecido presentó contra la presidenta Cristina Fernández cinco días antes de aparecer con un tiro en la cabeza en su departamento. En el escrito que elevó al juzgado, Pollicita da curso a la denuncia de Nisman, que involucra en el supuesto encubrimiento a la mandataria, a su ministro de Relaciones Exteriores Héctor Timerman, y a otros tres dirigentes cercanos a la presidenta: el diputado Andrés ‘Cuervo’ Larroque, el ex piquetero Luis D’Elía y el líder de Quebracho, Fernando Esteche.

Pollicita, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°11, ha pedido en su requerimiento decenas de medidas de prueba. El dictamen ha quedado ahora en el juzgado federal N° 3 del juez federal Daniel Rafecas.

Ante la sospecha de que Pollicita daría por veraz la denuncia de Nisman, la Procuración del Tesoro de la Nación presentó este viernes un informe ante la Justicia en el que afirma que la acusación del fiscal no tiene pruebas y que no hay nada que pueda considerarse ilícito en el Memorándum de Entendimiento que firmó el Gobierno con Irán en 2013 –aunque luego fracasara el acuerdo–, puesto que aquella iniciativa nunca sirvió para impulsar un intercambio comercial con Irán de granos por petróleo.

El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, también advirtió al fiscal Pollicita que acusar a la presidenta conllevaría “una clara maniobra de desestabilización democrática".

El fiscal no ha solicitado la declaración indagatoria de la jefa de Estado, algo que sí buscaba Nisman, pero sí ha requerido información que sostenga lo que trascendió en grabaciones telefónicas interceptadas por los servicios de inteligencia y que son el eje en el que se sostenía Nisman para pedir las imputaciones.

En esas escuchas se oyen conversaciones entre el kirchnerista Luis D'Elía, y el referente religioso iraní Jorge "Yussuf" Khalil. En realidad, la denuncia de Nisman contra la presidenta se hizo pública tras su fallecimiento, pero ni los extractos de los diálogos (poco concluyentes de por sí), ni las acusaciones de encubrimiento (sin pruebas claras o evidencias confirmadas) sostienen la denuncia de Nisman.

Otro asunto que se plantea es qué sucederá con la investigación para la que Nisman había sido contratado hacía diez años: la pesquisa del peor atentado de la historia argentina sólo analizó desde el comienzo la supuesta responsabilidad de Irán en el ataque sin considerar otras pistas, y aceptó la tutela de los servicios de inteligencia nacionales y extranjeros que fueron los que guiaron la investigación del fiscal y la consiguiente denuncia contra la presidenta.


* Artículo aparecido el 13 de febrero de 2015 en el diario español Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

“Depende de la política española que se avance en la causa del franquismo”

La jueza argentina María Servini de Cubría, que instruye desde 2010 el único proceso judicial del mundo que investiga los crímenes del f...