martes, 1 de diciembre de 2009

Uruguay festeja la victoria de Mujica en las elecciones*


De la calma más absoluta, Montevideo pasó a ser una fiesta estrepitosa. Aunque todavía no había resultados oficiales, a las seis y media de la tarde las bocinas de los coches comenzaron a sonar con cierta timidez augurando el triunfo del candidato del Frente Amplio, José Mujica.

Pasó una hora, y el estruendo se volvió ensordecedor. Una marea humana comenzó a confluir en la rambla que bordea la la costa del Río de la Plata y desde allí el alborozo contenido se desahogó en un canto que no tenía fin: "¡Vamo', Pepe, vamo', gente, con el Uruguay!".

Personaje carismático y apreciado por gran parte de la sociedad uruguaya, el ex guerrillero tupamaro apareció a las nueve de la noche ante sus seguidores para confirmar ellos esperaban oir. Mujica se proclamó como el nuevo presidente de Uruguay, y en aquel momento un estallido de júbilo habló por la pasión que allí palpitaba.

Aquel mosaico de emociones hizo tambalear, al menos por un día, esa imagen que el imaginario colectivo tiene sobre el carácter risueño y tranquilo del uruguayo, y que el escritor Mario Benedetti se encargó de transmitir con sus relatos.
Llamamiento a la unidad

Antes de que una tormenta se desplomara sobre el gentío allí congregado, Mujica se acordó de su adversario, el candidato por el Partido Nacional Luis Alberto Lacalle, y mostró su deseo de una clase política unida. "Ni vencidos ni vencedores", dijo Mujica. "Apenas elegimos un gobierno que no es dueño de la verdad, que nos precisa a todos".

A los pocos minutos cayó la tempestad. Los uruguayos se dispersaron, pero no para volver a sus casas. Ocuparon la avenida más grande de Montevideo, la 18 de Julio, y por allí la marcha fue triunfal: tambores, cantos y banderas fueron el apoteosis de lo que muchos consideran una gesta histórica: la coalición Frente Amplio comenzará en marzo de 2010 un segundo período consecutivo en el poder que romperá una vez más con la hegemonía que instauraron tanto el Partido Colorado como el Partido Nacional en la escena política uruguaya desde el siglo XIX.

Camino hacia la presidencia

Entre todos las organizaciones de izquierda que integran el Frente Amplio, fundado en 1971, se encuentra el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, de donde proviene Mujica. Encarcelado durante la última dictadura (1973-1985), y tras la amnistía que se decretó ya en democracia para todos los delitos políticos cometidos desde 1962, el ex guerrillero creó el Movimiento de Participación Popular (MPP), que se integró más tarde a la coalición frenteamplista.

Durante el Gobierno de Tabaré Vázquez, Mujica fue nombrado ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca. El ministerio de Economía y Finanzas era en cambio confiado a Danilo Astori, en su día enfrentado a Mujica durante las elecciones internas del Frente Amplio, pero que hoy acompaña de buena gana a Mujica en su fórmula presidencial. Él será el vicepresidente.

Promesas

Con el 96,27% de las papeletas escrutadas, Mujica ha conseguido el 53% de los votos, mientras que su rival Luis Alberto Lacalle obtuvo el 42,92%. En un país donde el sufragio es obligatorio, la abstención se sitúa en poco más del 10%.

El presidente electo tiene ahora en sus manos el futuro de un minúsculo territorio de poco más de tres millones de habitantes que sin embargo debe afrontar grandes desafíos por delante: reducir la desigualdad en un país donde el 20% todavía vive en la pobreza, controlar una deuda que se ha incrementado en un 30% durante el Gobierno actual de Tabaré Vázquez, impulsar una integración regional que no lo discrimine por sus dimensiones, y abrirse hueco entre los dos gigantes, Brasil y Argentina, quienes eclipsan gran parte de la atención a este lado del Atlántico.

Mujica ha reiterado su deseo de crear un "pacto nacional" con todas las fuerzas políticas en las áreas de educación, energía, medio ambiente y sanidad, pero reservará a gente de su confianza los ministerios de Interior, Relaciones Exteriores y Defensa. Sus principales objetivos durante su Gobierno, según ha anunciado, serán los de profundizar las políticas sociales y mantener la política macroeconómica implementada por el Ejecutivo de Tabaré Vázquez.

* Artículo para el diario español Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

“Depende de la política española que se avance en la causa del franquismo”

La jueza argentina María Servini de Cubría, que instruye desde 2010 el único proceso judicial del mundo que investiga los crímenes del f...