domingo, 9 de octubre de 2011

Los indignados de Europa se unen en Bruselas


La policía detuvo este sábado a unos 50. Habían llegado a la capital belga después de una marcha a pie de casi 2.000 kilómetros que comenzó hace dos meses y medio. Preparan una convocatoria mundial para el 15 de octubre



Hace tiempo que los indignados europeos no eran noticia. No habían desaparecido, sino que en medio de un silencio mediático muy oportuno, comenzaron una marcha que tenía por destino Bruselas, sede del Parlamento de la Unión Europea. "Nuestro reclamo no es local", argumentaban, así que los indignados europeos se organizaron allá por mayo para participar en una marcha internacional que tuvo Madrid como su punto de partida más lejanos.

La primera columna se puso en movimiento desde Touluse, Francia, el pasado 26 de julio con el objetivo de llegar a París para el 11 de septiembre. Ese mismo día salió otra columna de indignados desde la capital de España. Con el pasar de los días, los indignados alemanes también se preparaban para salir de Aachen para encontrarse en Holanda con sus compañeros de este país.

Otra columna ya había salido de Barcelona hacia París, y mientras  tanto, los indignados ingleses se organizaron a su vez para llegar a Bruselas el  8 de octubre, día en el que todos se reunirían allí para organizar la que será una protesta de alcance internacional. La fecha elegida es el 15 de octubre (15-O). Según sus mismos organizadores, para esa jornada se han convocado más de 300 eventos en 45 países. Quieren que para ese día triunfe la primera movilización masiva a nivel global de la historia.

Hasta ese día, las columnas internacionales que han llegado a Bruselas comenzarán a coordinar las propuestas de cada uno de los países europeos con el anhelo de canalizar su indignación en reclamos concretos y visibles ante el Parlamento Europeo, la institución que representa a través de su asamblea a los ciudadanos de la Unión.

Las autoridades belgas se han mostrado en un principio atentas al movimiento y han facilitado un edificio de una universidad para que los indignados tengan un techo bajo el que poder dormir. El lugar de encuentro, en cualquier caso, será siempre el parque Elisabeth, en donde este sábado intervino la policía para desalojar a los que se habían insistido en realizar allí una acampada. Al final 48 personas fueron detenidas, y luego liberadas con el transcurrir de las horas.

Más allá de este percance, los indignados pretenden que la convocatoria del 15-O no se quede dentro del territorio europeo, sino que se difunda más allá de sus fronteras. Las razones que esgrimen son universales, y por eso han tendido un puente también con los indignados de Nueva York, que han conseguido atraer la atención de los medios de comunicación con una acampada en el corazón del poder financiero mundial, identificada con el nombre Ocupemos Wall Street.


* Artículo publicado el 09-09-2011 en el portal de noticias Infobae América

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Análisis - Argentina está en emergencia ambiental por extensión de soja

La expansión de la soja en Argentina, que se da desde hace tres décadas con el aliento de Gobiernos y grandes conglomerados, ha provocado...