jueves, 3 de mayo de 2012

"Italianos, enséñennos los despilfarros"


El Gobierno de Mario Monti habilitó una página web para que los ciudadanos les ayuden a minimizar el gasto público. El Ejecutivo prevé un ahorro de 4.200 millones de euros para este año. Críticas a esta propuesta




Quizás para darle importancia, el Gobierno ha querido denominar en inglés el control de despilfarros en la página web, y por eso la iniciativa aparece anunciada como"spending review". 

Su atención sobre el recorte de gastos se centra en eliminar los gastos de representación, redimensionar las estructuras gerenciales que existen ahora, reducir las instituciones instrumentales y hacer que sean vigiladas por la sociedad pública. A cambio, el Gobierno propone no aumentar el IVA, como pretendía hacer en los últimos tres meses de 2012.

En la directiva que explica este proyecto, firmada por Mario Monti, también se indican 11 actividades que deberían ser sujetas a un mayor control, como el contrato de alquileres y la optimización del uso de inmuebles de propiedad pública, lo que, dice el texto podría realizarse integrando oficinas y administraciones.

De manera muy crítica ha recibido esta novedad Susanna Camusso, secretaria general del sindicato más importante de Italia, la Confederación General Italiana de Trabajo (CGIL). "Es absurdo", dijo Camusso, que se pida a los italianos el trabajo que ya debía estar haciendo el Gobierno, considerado técnico pese a que puede ser cuestionada la supuesta imparcialidad del primer ministro, Mario Monti, que en el pasado trabajó para sectores privados de gran influencia.

El cómico Beppe Grillo, líder también del movimiento ciudadano Cinque Stelle (Cinco Estrellas) reprochó al Gobierno su hipocresía y recordó que, puestos a evitar despilfarros, el Ejecutivo de Monti podía empezar por sacar a los soldados italianos de Afganistán, equilibrar las pensiones, recuperar el dinero evadido por las empresas concesionarias de máquinas tragamonedas, retirar el financiamiento que da el Estado a los periódicos, no comprar cazabombarderos y otro material bélico, eliminar las provincias, quitar las concesiones a las autopistas que benefician a empresas como Benetton, renunciar al tren de alta velocidad (TAV) que pretenden construir en Val di Susa Turín-Lyon (noroeste del país), y reducir el gasto del palacio Quirinale, residencia oficial del presidente Giorgio Napolitano que según Grillo cuesta cuatro veces más que el palacio Buckungham de Londres.

Todo eso conllevaría un ahorro estimado en más de 40.000 millones de euros, sin contar los 98.000 millones de euros que las maquinas concesionarias de máquinas tragamonedas deben al Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

“Depende de la política española que se avance en la causa del franquismo”

La jueza argentina María Servini de Cubría, que instruye desde 2010 el único proceso judicial del mundo que investiga los crímenes del f...