jueves, 6 de septiembre de 2012

El juego de los muertos en Siria


Una de los relatos más cruentos que desde hace un año y medio nos llegan desde Siria ha sido el de la matanza de Daraya, ocurrida a finales de agosto. En aquella ciudad del suroeste de Damasco fueron asesinadas 245 personas. Las agencias de comunicación atribuyeron al Gobierno de Bashar al Assad la masacre, pero una investigación periodística de Robert Fisk, periodista inglés del diario británico The Independent que estuvo sobre el terreno, ha dado a entender que los culpables de aquella escabechina fueron los rebeldes a través del Ejército Libre Sirio (ELS).


Fisk comprobó que ninguno de los testigos de la masacre culpaba a las fuerzas de Al Assad. Al contrario. Hablaban de "extranjeros terroristas". El periodista, que llegó al lugar acompañado del Ejército oficial, tuvo la oportunidad de hablar con algunos residentes de Daraya.

Una de las mujeres que contó lo que vio fue Leena, quien de camino a casa, sobre la carretera, encontró los cadáveres de diez hombres. Asegura que las tropas de Al Assad todavía no habían entrado en Daraya.

“Uno de los muertos era un cartero”, reveló otro habitante de la ciudad. “Lo incluyeron porque era un trabajador público”.
Otra mujer narró cómo hombres encapuchados irrumpieron en su casa, y ella se aprestó a besarlos, atemorizada, para evitar que la dispararan a ella o a su familia.

Uno de los testimonios más trágicos es el de Khaled Yahya Zukari, un camionero que estaba abandonando la ciudad en un pequeño autobús con su mujer de 34 años, Musreen, y su hija de siete meses. “Nos dirigíamos al barrio de Senaya cuando de repente hubo un montón de disparos contra nosotros”, contó. “Le dije a mi mujer que se tirara al suelo pero una bala entró en el autobus, atravesó a nuestra hija, y le dio a mi mujer. Fue la misma bala. Ambos murieron”.

Los disparos provenían de los árboles, de una zona verde. “Quizás eran militantes escondiéndose detrás de los árboles que pensaban que éramos un autobús militar trayendo soldados”.

El periodista inglés explica que según le dijeron fuentes oficiales, los rebeldes trataron de negociar con el Gobierno la entrega de civiles que habían secuestrado a cambio de la liberación de insurgentes detenidos.

En declaraciones de los oficiales a The Independent, “fracasaron todas las posibilidades de reconciliación”, y el Ejército de Al Assad incursionó en la ciudad para recuperar el control del lugar. Los muertos ya estaban esparcidos por la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Análisis - Argentina está en emergencia ambiental por extensión de soja

La expansión de la soja en Argentina, que se da desde hace tres décadas con el aliento de Gobiernos y grandes conglomerados, ha provocado...