viernes, 14 de agosto de 2009

La justicia argentina investiga el patrimonio de los Kirchner*

La última declaración de bienes del matrimonio registra un aumento del 158% con respecto a 2007.

La justicia argentina ha comenzado esta semana una investigación para esclarecer si la presidenta de ese país, Cristina Fernández, y su marido y antecesor en el cargo Néstor Kirchner, han incurrido en el delito de enriquecimiento ilícito. La orden ha sido emitida por el juez federal Norberto Oyarbide después de que se hiciera pública la última declaración jurada de bienes del matrimonio, en la que se constata un aumento patrimonial del 158% en 2008 con respecto al año anterior. Eso significa que hoy, los Kirchner, tienen un capital que en total supera los 8 millones de euros.

El pedido para aclarar si ambos han incurrido en “los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero" proviene de tres diputados de la opositora Coalición Cívica y del abogado Enrique Piragini, sin afiliación política conocida. Por petición del fiscal Eduardo Taiano, Oyarbide ha solicitado a la Oficina Anticorrupción y a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) una serie de informes para averiguar por qué el patrimonio neto de los Kirchner era de 4,6 millones de dólares en 2007 mientras que un año después ha pasado a ser de 12,1 millones.

El matrimonio dio tres razones para justificar este incremento: la creación de dos nuevas empresas vinculadas al sector hotelero, la triplicación de sus depósitos bancarios, y la venta de 16 inmuebles en Santa Cruz, provincia natal del ex presidente Néstor Kirchner. En su única referencia pública a este asunto, la presidenta Fernández rechazó las acusaciones y señaló que pocas declaraciones juradas como la suya “estaban tan claras”.

El abogado Piragini, sin embargo, no duda de que el informe patrimonial sea falso. “Seguramente debe haber otros bienes a nombre de testaferros”, declaró el letrado. Para explicar esta “falsedad ideológica” que atribuye a los Kirchner, Piragini mencionó que mientras entre 2007 y 2008 la cantidad de inmuebles que tiene el matrimonio se redujo en 14, su patrimonio por el cobro de alquileres aumentó al doble. “Y además es imposible que los inquilinos hayan pagado los alquileres que figuran”, remarcó.

En la declaración jurada que presentaron la presidenta y su marido en 2007, figuraban 42 propiedades valoradas en más de tres millones de euros. Por entonces se abrió una causa por enriquecimiento ilícito que luego fue archivada. El viernes 3 de julio de este año, el último día que contemplaba la Oficina Anticorrupción para el envío de las presentaciones, Cristina Fernández envió su informe patrimonial correspondiente al año 2008, en el que se incluyen cuatro empresas, varios terrenos, pisos, casas, locales, un todoterreno y depósitos bancarios. El rubro de alquileres constituye gran parte de la riqueza que posee el matrimonio, estimada en casi dos millones de euros.

Con todos los datos en la mano, se deduce que desde que el ex presidente Néstor Kirchner accediera al poder en 2003, la fortuna del matrimonio se ha multiplicado por siete. Esto sale a relucir en un momento complicado para Cristina Fernández, que se ha visto obligada a conciliar posturas con la oposición después de que su Gobierno haya quedado debilitado tras las elecciones legislativas del pasado 28 de junio. Aunque su alianza política, Frente para la Victoria, fue la más votada del país, los Kirchner perdieron escaños tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. Cristina Fernández optó así por impulsar una convocatoria al diálogo para buscar acuerdos con el resto de los sectores políticos.

Pero ayer mismo la Unión Cívica Radical (UCR), que es la segunda fuerza parlamentaria en el país, daba por concluidas las conversaciones. Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica –que en las pasadas elecciones se unió a la UCR en una alianza llamada Acuerdo Cívico y Social–, no tardó en tirar por tierra públicamente la propuesta del oficialismo: “Ir al diálogo fue un error terrible”, manifestó la dirigente, que en días anteriores ya había definido como “pactistas” a los que acudieron a la instancia del diálogo. El Gobierno, como toda réplica, ha insistido en una nueva etapa de reuniones en las que se invitará a los partidos a realizar sus propuestas.

* Artículo escrito para el diario español Público.

1 comentario:

  1. Argentina tiene un problema que se llama Perón. La izquierda como tal, la que asalta palacios de invierno o defiende en las trincheras de Madrid, la Republica. Es dificil su desarrollo en este pais, por la sombra alargada de un mito, contradictorio.
    Un Saludo

    ResponderEliminar