miércoles, 11 de noviembre de 2009

Juicio inédito en Uruguay

A diferencia de Argentina, Uruguay prohíbe los juicios a militares acusados de cometer crímenes durante la dictadura (1973-1985). Pero por primera vez en su historia, la Justicia ha reconocido la existencia de grupos parapoliciales y militares que funcionaron en los años previos a aquella época. Lo ha hecho procesando al ex fotógrafo policial Nelson Bardesio, que ha sido acusado de integrar el “Escuadrón de la Muerte”, una organización que operó a finales de los 60 y comienzos de los 70.

Bardesio, ya enviado a prisión, puede pasar entre 20 y 30 años en la cárcel si le declaran culpable. El ex policía se enfrenta al delito de “homicidio muy especialmente agravado” por el secuestro y la desaparición en 1971 de Héctor Castagnetto, estudiante y militante del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaro. Junto a Bardesio, también ha sido procesado el ex policía Pedro Freitas.

La desaparición de Castagnetto se convirtió en uno de los casos más emblemáticos de la represión que precedió a la dictadura, durante el Gobierno del colorado Jorge Pacheco Areco. Por eso este caso es especialmente importante, dado que permite investigar sobre los crímenes cometidos por las organizaciones paramilitares. No hay que olvidar que esto sucede en un país que hace menos de un mes rechazó en plebiscito la anulación de la Ley de Caducidad, que protege en la impunidad a los militares que por 12 años gobernaron con mano de hierro.

Bardesio, ex agente de la CIA

Aunque ya tiene 70 años, Bardesio podría pasar lo que le queda de vida en la cárcel. Ahora él niega por completo lo que al parecer explicó hace casi 30 años: cómo se desenvolvía el Escuadrón de la Muerte y quiénes formaban parte de él.
En 1972 Bardesio saltó a la fama cuando fue secuestrado por el movimiento guerrillero tupamaro y liberado dos meses después. Durante su cautiverio confesó su vinculación con los escuadrones parapoliciales, pero una vez fue liberado se rectificó de sus confesiones alegando que había sido torturado.

En tiempos de la dictadura, el ex policía trabajó para la CIA en servicios de espionaje. Su trabajo consistía en tomar fotografías en el aeropuerto internacional de Montevideo a todas las personas que resultaran sospechosas de ser de izquierdas. Esa información era entregada después en las oficinas de la Agencia en la capital uruguaya.

Bardesio fue detenido en Buenos Aires en julio de 2008, y extraditado el pasado jueves a petición de la justicia uruguaya. Ahora su caso podría levantar dudas en un sistema que hasta ahora ha garantizado la tranquilidad a los representantes de la dictadura. Ha comenzado con buen pie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Análisis - Argentina está en emergencia ambiental por extensión de soja

La expansión de la soja en Argentina, que se da desde hace tres décadas con el aliento de Gobiernos y grandes conglomerados, ha provocado...