sábado, 6 de febrero de 2010

Renuncia el secretario personal de la presidenta argentina*

Los Kirchner no terminan de alejar las sospechas de enriquecimiento ilícito. El secretario privado de la presidenta Cristina Fernández, que trabajó para el matrimonio durante los últimos 14 años, ha dimitido en una semana en la que la oposición ha presentado una denuncia contra la Jefa de Estado y su marido por los dos millones de dólares que compró el ex mandatario Néstor Kirchner en septiembre de 2008.

El ex asistente, Fabián Gutiérrez, alegó “motivos personales” para justificar su dimisión. Sobre él pesa también una denuncia por supuesto enriquecimiento ilícito tras descubrirse que su patrimonio había aumentado un 756% en seis años. Según la Oficina Anticorrupción, la declaración jurada de Guitérrez en 2003, cuando comenzó a ser funcionario público, reflejaba bienes por valor de 52.590 dólares, mientras que en 2008 su capital pasó a ser de 400.000 dólares.

En octubre de 2009 la agencia de noticias OPI Santa Cruz denunciaba que el hombre de confianza de Cristina Fernández estaba inmerso en la construcción de una mansión valorada en un millón de dólares en el Calafate (situado en la provincia de Santa Cruz, al sur de Argentina). Gutiérrez alegó que la vivienda en realidad no valía más de 300.000 dólares.

La prensa santacruceña señaló también que el ex secretario cobraba un sueldo de 15.000 pesos mensuales y que no tenía otros ingresos. De este modo la Justicia comenzó a indagar el crecimiento de su patrimonio. En este caso también están implicados otros tres secretarios del matrimonio Kirchner.

En lugar de Gutiérrez el Ejecutivo ha nombrado a Pablo Barreiro, de 26 años, hijo de un ex secretario de Néstor Kirchner y actual empresario hotelero en El Calafate. También allí los Kirchner tienen propiedades.

Denuncia contra los Kirchner

En estos días la fuerza opositora Coalición Cívica no ha dejado pasar la controversia que involucra al matrimonio y ha interpuesto una denuncia contra él por los dos millones de dólares que compró Néstor Kirchner en un momento en el que había una gran inestabilidad entre el peso argentino y el dólar.

Kirchner explicó que ese dinero había servido para comprar un hotel en El Calafate, pero la prensa y la oposición acusan al ex presidente de aprovecharse de su condición de cónyuge de la presidenta para obtener información privilegiada.

Hace unos días, sin embargo, Cristina Fernández defendía en una conferencia de prensa que todas las operaciones de su marido estaban en su declaración jurada. “ El drama de Kirchner es vivir en blanco en una Argentina demasiado acostumbrada a vivir en negro”, indicó.


* Artículo aparecido en el diario español Público el 6-2-2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario