jueves, 22 de abril de 2010

Lo que dijo Evo Morales

Difícil será olvidar la cobertura mediática de unas declaraciones del presidente boliviano, Evo Morales, que casi todos los medios de comunicación han resumido en una frase: Morales dice que comer pollo causa calvicie y homosexualidad.

No es cierto. No hay más que escuchar lo que realmente dijo, y atender a cuál era el contexto. Hablando de alimentos transgénicos, señaló que “el pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso los hombres cuando comen este pollo, tienen desviaciones en su ser como hombre”.

En ningún momento habla de homosexualidad. ¿O es que ser gay es una desviación? Precisamente lo preocupante es que para los medios, “tener desviaciones en su ser como hombre” sea sinónimo de homosexualidad.

¿Qué hubiera pasado si hubiese hablado de “hombres y mujeres”? ¿Se refería sólo al varón, o con “hombre” entendía al ser humano en general, incluidos por tanto hombres y mujeres?

Sus declaraciones sobre la calvicie son aún más específicas como para dar lugar a malentendidos: “La calvicie es un resultado de comer alimentos transgénicos. Estoy casi seguro de que de aquí a 50 años todo el mundo será calvo”.

Se podrá estar de acuerdo o no con estas opiniones vertidas por el presidente boliviano. No sé en realidad qué base científica tengan, pero lo cierto es que se ha montado todo un operativo de mofa hacia Morales que sólo quiso señalar el peligro de los alimentos transgénicos.

Una cosa es criticarle por afirmar que el pollo transgénico pueda producir “desviaciones en su ser como hombre”, y otra es asumir que se refería a la homosexualidad. Esa última parte ha sido un añadido de los medios, que donde han escuchado “desviación” han interpretado homosexualidad. Nunca me habían dicho hasta ahora que ambos fueran sinónimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario