domingo, 5 de diciembre de 2010

Iberoamérica mantiene a Honduras en aislamiento

Un año después de que Porfirio Lobo se pusiera al frente de la Honduras posgolpista, tras unas elecciones cuya legitimidad no ha sido reconocida por gran parte de la comunidad internacional, el país sigue en una situación de aislamiento diplomático, especialmente por parte de sus hermanos latinoamericanos.

Así quedó de manifiesto en la XX Cumbre Iberoamericana celebrada en Argentina. Un silencio casi total mereció la propuesta que realizó el presidente panameño, Ricardo Martinelli, quien solicitó a los jefes de Estado y de Gobierno que autorizaran la reincorporación en la Organización de Estados Americanos (OEA) de Honduras, que ni siquiera había sido invitada a la cumbre que ya ha finalizado.

Evitar intentonas golpistas

"No podemos castigar a uno de los países más pobres de la región por lo que ha pasado", señaló Martinelli. "Ya que hemos firmado el acuerdo democrático () incorporemos plenamente a la hermana república de Honduras a la OEA".

El presidente panameño se refería a la cláusula democrática aprobada durante la cumbre en la que se garantiza "la promoción, defensa y protección del Estado de derecho, del Orden Democrático, de la Soberanía de los Pueblos, de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales".

Todos los países de América Latina, junto con España y Portugal, se comprometen a evitar y aislar nuevas intentonas golpistas. Si existen amenazas que puedan alterar el orden democrático, se informará a todas las naciones para que adopten medidas en defensa de la institucionalidad. Si se llegara a dar una verdadera ruptura del orden constitucional, los estados se reservan el derecho a expulsar a ese país de la comunidad iberoamericana con la pérdida de todos los "goces y beneficios" que eso implica.

Preguntado por la sugerencia de Panamá uno de los pocos países que ha reconocido al Gobierno de Honduras, el canciller argentino, Héctor Timerman, precisó que no admitirá la vuelta de Honduras a la comunidad iberoamericana mientras no se cumplan los mínimos indispensables. "Que vuelvan los exiliados, que se hable de nuevo del ex presidente [Manuel] Zelaya y que se castigue a quienes apoyaron el Golpe y todavía gozan de inmunidad", precisó.

La cumbre clausurada, marcada por la ausencia de cinco mandatarios y que aprobó un ambicioso plan de inversión en educación, tuvo su momento más conmovedor en el homenaje al presidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva, que dejar el poder el 1 de enero. Con lágrimas en los ojos, Lula prometió que no abandonará la política.


* Artículo aparecido el 05-12-2010 en el diario español Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Análisis - Argentina está en emergencia ambiental por extensión de soja

La expansión de la soja en Argentina, que se da desde hace tres décadas con el aliento de Gobiernos y grandes conglomerados, ha provocado...