domingo, 29 de mayo de 2011

La indignación española echa raíces en las calles de Buenos Aires

Cuentan con la simpatía del premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel y de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora. El movimiento 15-M, que aterrizó en diversas partes de América Latina en apoyo a los indignados españoles, ha cobrado en Buenos Aires una fuerza inusual.

Lo que pretendía ser una réplica de Democracia Real Ya (DRY) de la Puerta del Sol de Madrid se ha convertido ahora en una iniciativa dirigida tanto a los españoles como a los argentinos, que han seguido con curiosidad los reclamos provenientes de España y que suelen asociarlos con su famoso "¡Que se vayan todos!", tan coreado cuando explotó la crisis de 2001-2002 en el país.

Con esa vocación universal, DRY-Buenos Aires se puso en contacto con los movimientos de Uruguay, Chile y México para elaborar un manifiesto conjunto en repulsa por la agresión policial contra los acampados catalanes. "Nos resulta inadmisible que ante el derecho ciudadano y democrático del uso del espacio público el pueblo soberano sea desalojado de forma brutal y violenta para limpiar ese mismo espacio", expresaron.

Animados por la repercusión que el movimiento tiene en los medios locales, ayer se manifestaron frente al Obelisco y para hoy han programado varias actividades culturales en una jornada que comenzará y terminará con un "cacerolazo popular". "¿Por qué estamos aquí?", se plantean en su primer comunicado. Respuesta: "Porque queremos una sociedad nueva que dé prioridad a la vida por encima de los intereses económicos y políticos. Abogamos por un cambio en la sociedad y en la conciencia social".

Ante la Embajada española

Desde hace 11 días, decenas de españoles y argentinos se turnan para acampar frente a la Embajada española, ubicada en uno de los barrios más pudientes de Buenos Aires. En condiciones precarias, todos se organizan para hacer frente a la lluvia y al frío otoñal, que no entienden de ideales, y entretejen las que serán sus principales reivindicaciones.

La mayoría son estudiantes de intercambio, descendientes de españoles, jóvenes expulsados por la crisis que llegaron al país en busca de un futuro laboral e incluso argentinos que se han sentido atraídos por los anhelos de un movimiento ilusionado con trascender fronteras.

"El sistema en eEnlacel que vivimos no nos representa, por tanto cambiarlo debe ser una pretensión universal", razonan. Aunque son conscientes de que no hay portavoces que hablen por el resto, son muchas las aspiraciones que se encuentran dentro del grupo.

Algunos se han acercado a la Federación Argentina de Cooperativas Autogestionadas (FACTA) y otros organizan reuniones con asambleas de barrios para aprender de la experiencia argentina y no permitir que todo el 15-M se desinfle. También han surgido algunas acciones particulares dentro del grupo, como la de impulsar junto a Madres de Plaza de Mayo una causa internacional que planté la necesidad de un referéndum sobre monarquía o república.


* Artículo aparecido en Público el 29 de mayo de 2011 en el diario español Público

No hay comentarios:

Publicar un comentario